La abundancia de liquidez reduce el poder de los financiadores. Las mayorías necesarias para cambiar los contratos bajan y se relajan las garantías. Leer

Leer artículo original…