El consejo de Telefónica aprobó este martes el plan de reducción de plantilla de su filial española mediante bajas incentivadas conocido como PSI, que previsiblemente afectará a unos 5.000 empleados en total, de los que se prevé que puedan acogerse unos 3.000, es decir, el 11% de los actuales 26.000 empleados de la filial española. Leer

Leer artículo original…